¿PONIÉNDOME VIEJO? LA VERDAD ACERCA DE ENVEJECER.

¿PONIÉNDOME VIEJO?

¿Poniéndome viejo? es una pregunta que invariablemente nos empezamos a hacer en la medida que nos pasan los años. Aclaro que la juventud y la vejez son estados mentales, aunque no se puede tapar el sol con las manos e ignorar que el cuerpo si envejece. Hoy les voy a contar algo personal.

Un par de días atrás recibí un regalazo de parte de Roberto Franco, mi amigo de juventud y casi (o cuasi) hermano. Se trata de un bello escrito de Víctor Hugo que es considerado como uno de los más grandes poetas franceses. El escrito en cuestión enaltece nuestra condición humana. Sus palabras encierran sabiduría, aquella que dan los años.

NUEVAS REALIDADES, EL PECADO DE ENVEJECER

Me gustó tanto, y vino en un momento tan oportuno que quise compartirla con ustedes. Digo oportuno porque hoy en 2020, un año marcado por la pandemia suscitada por el Covid19 estamos viviendo nuevas realidades.

Parece obvio que me voy a referir a la nueva manera de vivir. Al cambio que la crisis de la pandemia ha traído a todos los sectores de la sociedad. Pero no. No voy a profundizar en eso.

Aunque es obvio que nada será igual, y en algunos, quiera Dios en la mayoría de los casos, ese vuelco, ese cambio drástico se estaba necesitando hace mucho tiempo. Como en la educación, por ejemplo. Ya habrá otra charla en el balcón para hablar de esto.

Víctor Hugo vivió hasta sus 83 años. Había nacido en Besançon, Francia, en el año 1802. Hace 218 años. Vivir hasta esa edad no era común en esa época. La expectativa de vida era de entre 50 y 60 años. Muy pocos pasaban ese umbral. Sin irnos más lejos, las personas de esas edades en los años setenta e incluso los ochenta eran considerado viejos, unos ancianos por los jóvenes de la época.

El Covid situó a las personas de más de 70 años en el grupo de más alta vulnerabilidad, en virtud de las enfermedades conexas al envejecimiento. Hipertensión, Diabetes, Obesidad, enfermedades respiratorias, como el asma, pérdida de masa muscular.

 Algunos en Colombia, donde resido, se sintieron protegidos por las medidas gubernamentales. Otros elevaron voz de protesta. Se sabían protegidos pero discriminados. Se les prohibió todo tipo de salida. Mientras otros grupos poblacionales podían salir a tempranas horas de la mañana a hacer sus rutinas diarias de ejercicios y o caminatas, a ellos se les restringió ese privilegio. Esa fue una de las indignaciones.

¿PONIÉNDOME VIEJO? LA VERDAD ACERCA DE ENVEJECER.

Sin embargo, la mayoría de las voces que se alzaron lo hicieron porque se sintieron tratados como ciudadanos de segunda, incapaces de auto cuidarse. Encarcelados mas que confinados. Y es que en los años que vivimos, es común ver ciudadanos de 80 y más años totalmente activos, llenos de vida, amándose a sí mismos, funcionando a cabalidad, y aportando aun a la sociedad.

Envejecer es un proceso natural del cuerpo.  Sin dudarlo, el envejecimiento es la variable #1 que correlacionamos cuando hablamos de muertes por enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes, enfermedades respiratorias y demencia senil.

Efectivamente, el 9 por ciento de la población equivale a 720 millones de casos confirmados de envejecimiento en 2020 (datos ONU – ver tabla 1 2019 abajo). Esta es un estimado bastante conservador ya que muchas personas comienzan a experimentar los efectos del envejecimiento desde los 50 años

Pero, porque hay un pero, desde hace unos 40 años para acá, ha surgido una nueva categoría de adultos. Gran parte de las personas que hoy oscilan entre los 55 y 75 han roto la clasificación de los ciclos de vida que decían que una persona mayor de 60 estaba en vejez.

Ese grupo ha ampliado la adultez hasta los 75 y más. Todo gracias a un cambio de paradigmas, de “mindset”, a la incorporación de rutinas de ejercicio físico, alimentación balanceada y hábitos de vida saludable. El propósito principal es el de mantener una alta calidad de vida, en lucidez y plenitud de facultades. Estos cambios han alejado a la inevitable muerte.

A propósito de la muerte, hay tres formas principales de enfrentar la muerte. Puedes aceptarla, puedes negarla o puedes combatirla. Nuestro mundo, nuestra sociedad está dominada por personas para los cuales es preferible la negación, para otras solo queda aceptación, pero ya vimos hay un movimiento que prefiere luchar contra ella.

LA POBLACIÓN MUNDIAL DE 65 AÑOS Y MAS DE DUPLICARÁ CERCA AL 2050

A pesar de estas cifras, el mundo apenas está empezando a reconocer el envejecimiento como una enfermedad. Hasta ahora, nadie se ha escapado de esta enfermedad en la historia de la humanidad, y salvo los avances científicos fundamentales, podemos asumir con confianza que moriremos.

CIENCIA Y TECNOLOGÍA VERSUS LA MUERTE

Es más, la ciencia y la tecnología, también han emprendido una lucha contra la muerte. A la cual sencillamente consideran una falla técnica. Un tecnicismo la llaman. Por ejemplo, se sabe que la gente muere por fallas cardiacas.

Estas fallas cardíacas o infarto o paros, como también los conocemos se pueden resolver oportunamente con inyecciones de epinefrina (adrenalina). Esta solución o postergación de la muerte por paro cardíaco ha sido posible desde inicios del siglo XX. Y así ha sido el aumento del índice de sobrevivencia a otros males.

Como sociedad, sencillamente aceptamos que el envejecimiento (y la muerte) son parte de la vida, pero no hay nada que diga que nuestras vidas no se pueden extender significativamente.

Muchas especies en la Tierra viven vidas mucho más largas. La ballena del Ártico puede alcanzar los 200 años, y las tortugas Galápagos pueden llegar a vivir más de 400 años.

“Si esas criaturas pueden, ¿por qué no podemos?” Cuestionan los científicos. “La razón es que es un problema de hardware o de software, ambos de los cuales están al alcance de nuestra comprensión, y pronto al alcance de nuestra modificación… utilizando tratamientos como la terapia génica, CRISPR* y terapias celulares, solo por nombrar algunos.”, argumentan en Silicon Valley

* (Los CRISPR (en inglés clustered regularly interspaced short palindromic repeats, en español repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas2​) son familias de secuencias de ADN en bacterias. Las secuencias contienen fragmentos de ADN de virus que han atacado a las bacterias. Desde 2013 el sistema CRISPR/Cas se ha utilizado para la edición de genes (agregando, interrumpiendo o cambiando las secuencias de genes específicos) y para la regulación génica en varias especies)

Población global por Grupos de Edades, en porcentajes desde 1990 hasta 2050

La ciencia y la Tecnología se han puesto la meta de prolongar la vida indefinidamente. Hoy ya es una realidad la clonación de órganos, el crecimiento de tejido in vitro cómo el reemplazo de estos órganos enfermos por los de doonantes mediante trasplante. La ciencia y la tecnología le apuestan a la creación de órganos biónicos. Tal vez esto no lo veamos nosotros, pero se avanza a pasos agigantados en aras de conseguirlo.

Hay dos libros muy buenos, impactantes y disruptivos, que tratan en parte de sus contenidos este tema. Ellos son «Homo Deus» de Yuval Noah Harari y «Abundance» de Peter Diamandis y Steven Kotler. Altamente recomendados.

EL REGALO DE ROBERTO

Pero y ¿qué tiene que ver todo esto con el regalo de Roberto? Ya lo verás

No sé en que rango de edad te encuentras, ni cuanto esperas vivir. Reconociendo, al menos yo, que nuestros días están contados, cómo dice Dios en su palabra y que es su hálito de vida el que nos sostiene, también soy consciente que hay que ser diligente.

Es decir, que de cada uno de nosotros depende, dentro de esa diligencia, nuestra longevidad. ¿Cuáles son tus paradigmas, al respecto? Cual tu “mindset” respecto a la vida? ¿Cómo vas con la incorporación de rutinas de ejercicio físico, una alimentación balanceada y hábitos de vida saludable?

Todos estos datos aportados dicen que para el 2050, 100 años serán los nuevos 60. Ahora si te comparto el regalo de Roberto

¿PONIÉNDOME VIEJO?
Gente Mayor en la puerta e un hotel en Gueong-Ju ,1981, UN fotógrafo Hanns Maier

 ¿PONIÉNDOME VIEJO?


“- _ Te estás volviendo viejo me dijeron has dejado de ser tú, te estás volviendo amargado y solitario

 No, respondí; no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo sabio

 He dejado de ser lo que a otros agrada para convertirme en lo que a mí me agrada ser, he dejado de buscar la aceptación de los demás para aceptarme a mí mismo, he dejado tras de mí los espejos mentirosos que engañan sin piedad  .

 No, no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo asertivo, selectivo de lugares, personas, costumbres e ideologías

 He dejado ir apegos, dolores innecesarios, personas, almas, y corazones, no es por amargura es simplemente por salud

 Dejé las noches de fiesta por insomnios de aprendizaje, dejé de vivir historias y comencé a escribirlas, hice a un lado los estereotipos impuestos, dejé de usar maquillaje para ocultar mis heridas, ahora llevo un libro que embellece mi mente

 Cambié las copas de vino por tazas de café, me olvidé de idealizar la vida y comencé a vivirla.

 No, no me estoy poniendo viejo

 Llevo en el alma lozanía y en el corazón la inocencia de quien a diario se descubre

 Llevo en las manos la ternura de un capullo que al abrirse expandirá sus alas a otros sitios inalcanzables para aquellos que sólo buscan la frivolidad de lo material

 Llevo en mi rostro la sonrisa que se escapa traviesa al observar la simplicidad de la naturaleza, llevo en mis oídos el trinar de las aves alegrando mi andar

 No, no me estoy volviendo viejo, me estoy volviendo selectivo, apostando mi tiempo a lo intangible, reescribiendo el cuento que alguna vez me contaron, redescubriendo mundos, rescatando aquellos viejos libros que a medias páginas había olvidado

 Me estoy volviendo más prudente, he dejado los arrebatos que nada enseñan, estoy aprendiendo a hablar de cosas trascendentes, estoy aprendiendo a cultivar conocimientos, estoy sembrando ideales y forjando mi destino

 No, no es que me esté volviendo viejo por dormir temprano los sábados, es que también los domingos hay que despertar temprano, disfrutar el café sin prisa y leer con calma un poemario .

 No es por vejez por lo que se camina lento, es para observar la torpeza de los que a prisa andan y tropiezan con el descontento.

 No es por vejez por lo que a veces se guarda silencio, es simplemente porque no a toda palabra hay que hacerle eco.

 No, no me estoy poniendo viejo, estoy comenzando a vivir lo que realmente me interesa“

Víctor Hugo.

PARA PENSAR

Amigo, tu que te estas poniendo viejo ¿Estás viviendo lo que realmente te interesa?

Para finalizar, me gustaría saber tu opinión, si conoces a alguien que haya vivido esta experiencia o si tu la viviste. Por favor dejar un comentario debajo, cuéntanos que resonó contigo. Te responderé antes de nuestra próxima charla en el balcón. Me aseguraré que el café este caliente y el vino fresco. Disfruta la vida!

Otra cosa que te quería comentar es que a solicitud de muchos amigos armé una lista de libros recomendados. La puedes encontrar en la pestaña del blog marcada como Libros Recomendados en Español o click aquí

NOTA: Estos son los dos excelentes libros de los que te hablé antes, que tratan en parte de sus contenidos este tema y otro muy impactantes y disruptivos mirando hacia el futuro de la humanidad.

(Visited 2.505 times, 1 visits today)

12 comentarios

  1. Damaris Prioló Garcés

    Vivir cada día como el último, te permite disfrutar de los detalles más pequeños porque en ellos encuentras grandes aprendizajes. Soy una mujer adulta, la cédula está envejeciendo, es más, debo renovarla cuando se vuelva a la normalidad.
    No me siento vieja, eso no me preocupa; más bien me ocupo. Mantenerse activo, útil, pro activo me da la energía. Transmitir seguridad, alegría y actitud positiva junto con hábitos saludables, regenera todos los sistemas.
    Continuar compartiendo con los amigos de toda vida y los nuevos amigos, hablar, cantar y bailar son momentos de felicidad.
    A esta edad, poco o casi nada importa lo que otros dicen, opinan o sugieren; no buscas complacer a nadie. Sacas adelante los planes, proyectos e ideas que te hacen sentir bien. Que nada ni nadie te quite esta alegría. Eso es disfrutar la vida.

    • Sabias palabras Damaris. Me identifico plenamente con lo que expresas. Definitivamente, somos jóvenes de diferentes edades.

  2. Efraín Mejia

    Excelente artículo Jaime. Nosotros somos como el vino. Mientras más pasa los años es mejor.

    • Así es brother, Buen vino somos. Qué agradable es levantarse cada mañana con un corazón agradecido y dispuesto a a cumplir con nuestro propósito de vida. Un abrazo!

  3. JeimyVélez

    Como siempre un gusto leerte, muy de acuerdo contigo en las reflexiones, gracias a Dios he comenzado a vivir a temprana edad. Por eso valoro mucho la amistad de personas como tú. Felicitaciones por este espacio.

    • Gracias Jeimy. Por tu amistad, por participar en este espacio. Las conversaciones contigo son siempre estimulantes y edificantes. Siento que crezco al tiempo que se expande el horizonte. Gracias por tu visita hoy.

  4. Víctor

    Excelente artículo, gracias por compartir, solo quiero comentarle que el envejecimiento es un proceso fisiológico, las células pueden dejar de funcionar en su máximo esplendor, pero el alma y las ganas de emprender lo propuesto seguirán vigentes cada vez que tú quieras y Dios lo crea conveniente.

    • Así es Victor. Mientras Dios nos de licencia hay que ser diligentes, agarrar el mazo y darle con toda la fuerza vital. Gracias a Dios hay avances científicos que, sin duda, nos ayudan.

  5. Roberto Franco

    Hola Jaime,
    Es un honor que me hayas citado. Tu sabes que siempre hemos compartido, ademas de muchos whiskeys, vinos y buenas comidas, un buen recetario de buenas lecturas.
    Tener el alma viva, es imprescindible en este camino de la vida.
    Pero, siempre un pero, me disgusta y a la vez me da risa, escuchar en los noticieros o leer en los periódicos, “Un anciano de 62 años”.
    Muy buen articulo y veo que investigaste mucho y me has puesto tarea, (investigar acerca de los CRISPR).
    Un abrazo.

    • Jaime Ballestas

      Anciano de 62 años, me da risa a mi también a mis 60. Lo que no me da risa, sino tristeza es ver ancianos de 25, 35 y 45 mirando hacia el piso, lúgubres, sórdidos, como sin esperanza, como con el alma muerta.
      Hay que tomarse unos Johnny’s virtuales pronto.

  6. Gabriel Ballestas

    Jaime me encantó el artículo . Tema muy interesante para reflexionar y para cuestionarnos si estamos estamos viviendo lo que realmente nos interesa. Destaco especialmente el llamado a vivir una vida saludable, y a priorizar lo que es verdaderamente importante para nosotros para pavimentar el camino a una vejez feliz y plena

    • Gracias Gabi. Me complace ver que te gustó y sirvió el artículo. Es un tema en el cual venimos reflexionando hace ya bastante tiempo y el cual tiene mucha tela por cortar. De acuerdo con cada una de tus apreciaciones.

Los comentarios están cerrados