El miedo, también conocido como temor es algo que no necesita ser definido en este espacio. Todos, sin excepción, hemos sentido o sentimos temor de algo, hemos quedado paralizados ante esa emoción. Lo hemos experimentado y sabemos en carne propia lo que es el miedo. Pero el miedo que te esta frenando puede ser arrancado y así eliminar muchos de los desafíos que enfrentamos día a día.

El detonante universal de los miedos es la amenaza de daño, ya sea real o imaginario. Esta amenaza puede verse o sentirse en diferentes planos. Podemos temer por nuestro bienestar físico, emocional o psicológico.

Si bien es cierto que hay cosas que desencadenan el miedo en la mayoría de nosotros, la verdad es que casi todos los miedos o temores son aprendidos. Podemos aprender a tener miedo de casi cualquier cosa

Miedos que nos frenan
nan

Entre los miedos o temores más padecidos están el temor a la oscuridad o a los lugares poco iluminados. El temor a las alturas es tal vez uno de los más sufridos sin distingo de edad o sexo. Muchas personas sufren con la idea de volar. Gran parte de la gente se aterra con algunos animales como las culebras, las cucarachas, las ratas, y hasta con los gatos negros.

El morir o la idea de la muerte está entre los miedos mas comunes. Pero cientos de millones de hombres y mujeres le temen más a la interacción social y al rechazo que a la mismísima muerte. Solo lo supera el miedo a hablar en público.

El Miedo Te Está Frenando.

Es poco probable que tengas problemas en tu vida que no hayan sido creados por el temor. Es posible que no pienses que tus desafíos financieros o relacionales están arraigados en el miedo. Sin embargo, si eres honesto contigo mismo, probablemente te darás cuenta de que el miedo te está frenando, que muchos de tus obstáculos son causados por tus miedos y tu incapacidad para lidiar con ellos de una manera apropiada.

Considera estos ejemplos:

  1. Problemas de relación. El miedo al abandono es un miedo común. También es común temer la pérdida de autonomía o libertad. Los problemas de confianza también pueden estar basados en el miedo. Tal vez tengas miedo de que no te acepten completamente.
  • Problemas de dinero.  Muchas personas lidian con el miedo y la ansiedad comprando compulsivamente, o más allá de sus posibilidades actuales, lo que puede crear deudas. Algunos simplemente temen la sensación, el malestar, las incomodidades Otros temen el “qué dirán” y son incapaces de soltar ese carro de alto valor que ya no pueden seguir pagando, o evitar ciertos gastos prescindibles como pagar por un café de boutique en la mañana, solo para poder presumirlo, en lugar de prepararlo ellos mismos en casa.
  • Dilación.  La procrastinación puede ser causada por el miedo al fracaso o la incomodidad percibida de realizar una tarea desagradable.

Por ejemplo, podrías temer que te estés perdiendo algo emocionante y revises Instagram, Tik-Tok, Whatsapp, o simplemente tu correo electrónico en lugar de trabajar.

Miedo frenador
  • Estar atrapado en un trabajo que no te gusta. Tal vez tengas miedo de que no existan otros trabajos decentes para ti. Es posible que tengas miedo de renunciar a tus beneficios o de conseguir un nuevo trabajo que pague menos.  Podrías tener miedo de pasar por el proceso de solicitud y competir por un mejor trabajo.

Estos son sólo algunos ejemplos. Considera las otras partes de tu vida que son desafiantes. ¿Puedes ver cómo el miedo está teniendo un impacto negativo?

Porque yo soy el Señor, tu Dios,
    que sostiene tu mano derecha;
yo soy quien te dice:
    “No temas, yo te ayudaré”.

Isaias 41:13

Cómo manejar los miedos que te están frenando:

  1. Date cuenta de que el miedo es incómodo, pero no es una buena razón para evitar hacer algo. El miedo es útil si estás considerando hacer algo físicamente peligroso. Pero al final del día, el miedo es simplemente una emoción. No hay razón para dejar que el miedo guíe cada decisión que tomes.

  2. Piensa en la actividad que te genera temor y simplemente respira.  Tu cuerpo es incapaz de mantener una reacción de miedo por largo tiempo. Piensa en la actividad que te hace sentir incómodo y concéntrate en respirar largo y profundo. Fíjate cómo empiezas a sentirte mejor.

Hay una técnica psicológica llamada terapia de exposición. Dicha terapia se enfoca en darle la vuelta a la manera en que reaccionas a aquella cosa o situación que te genera temor. Al ir poco a poco y repetidamente exponiéndote al origen de tu fobia específica y a los pensamientos, los sentimientos y las sensaciones que se le asocian, puede ayudarte a aprender a controlar la ansiedad.

Por ejemplo, el temor o la fobia a las alturas ha sido por siempre un fucú en mi vida. Parece tonto, pero una persona que lo sufre es consciente de que el solo hecho de acercarse a un balcón, una terraza muy alta o caminar por un puente colgante no genera en si mayor peligro, si estás siguiendo las respectivas normas de seguridad.

Por asuntos de trabajo debí caminar en varias ocasiones por uno de estos puentes, era consciente que el miedo me estaba frenando. Pero lo enfrenté, soportando el gran vacío, lleno de pánico, empapado en sudor frío y temblando de miedo. Pude hacerlo, cada vez que debí, respirando profundo y pensando: ¿Y si mi vida dependiera de esto?

3. Haz una lista de las formas en que el miedo te está deteniendo. Si alguna parte de tu vida está en completa agitación, casi que caos, es probable que hayas tomado malas decisiones en el pasado. ¿Cómo afectó el miedo a tus habilidades de toma de decisiones en ese momento?

4. Recuerda las veces que tenías miedo y aun así tomaste una buena elección.  Es probable que hayas tenido momentos en los que sentiste miedo, pero lograste tomar el curso de acción adecuado de todos modos. Recuérdate esos momentos y recuerda lo fuerte que fuiste y puedes ser.

5. Practica lidiar con el malestar. Evitar el hábito de la evasión. Toma una situación que te resulte ligeramente incómoda. Tal vez sea comer algo que sabes que te es benéfico pero cuyo sabor no te agrada. o no lo disfrutas. O algo más de fondo, como iniciar una conversación o hablarle a un miembro atractivo del sexo opuesto. 

Los verdaderos comportamientos de evasión implican implican evadir completamente la temida situación social. Por ejemplo, alguien temeroso de hablar en público podría abandonar o retirar una clase en la que tenga que dar un discurso.  O cambiar de puesto de trabajo a uno de menor exposición y salario, para evitar dar presentaciones.   

6. Oblígate a hacerle frente a pequeñas dosis de aquello que te incomoda, y ve aumentando el nivel de exposición a ello con el tiempo.

Aunque demanda bastante esfuerzo romper o renunciar al hábito de evasión, te sorprenderá lo mucho que puedes tolerar, ¡y superar!

Date cuenta de que el malestar y el miedo son con frecuencia cosas buenas.  Si no estás haciendo nada que te incomoda, es probable que tu vida se mantenga igual. Es sólo cuando empujas tu nivel de comodidad que las cosas nuevas pueden comenzar a suceder.

El miedo es la causa más común de los desafíos en la vida. si reconoces que el miedo te esta frenando, entonces aprende a trabajar a pesar del miedo y adquiere la capacidad de tomar decisiones positivas. Aumentarás tu autoestima y disfrutarás de una vida más feliz. Aprende a aceptar el malestar, esa incomodidad como una señal positiva de que tu vida está a punto de cambiar para mejor. Y como siempre te digo. ¡Es para ya! ¡Comienza hoy mismo!

Para finalizar, me gustaría saber tu opinión acerca de este tema Por favor dejar un comentario debajo, cuéntanos que resonó contigo. Te responderé antes de nuestra próxima charla en el balcón. Me aseguraré que el café este caliente y el vino fresco. Disfruta la vida!

Este sitio es libre de publicidad. Se sostiene gracias al apoyo de sus lectores. Tu también puedes apoyarme y así poder producir mas contenido de calidad. Es fácil, solo «comprame un cappuccino» pulsando el botón naranja: 

  ¡GRACIAS POR TU APOYO!

Tengo un regalo para ti. Puedes descargar totalmente gratis mi ebook Resiliencia, haciendo click aquí. También puedes adquirir mi libro Olores de la Memoria, Voces del Alma directamente desde aquí.

Si como a mi te gusta leer entonces te comparto esta lista de 20 libros altamente recomendados. Espero te sea útil y la disfrutes.

En mi canal de youtube encuentres mas material como este. ¡Visítanos!

(Visited 194 times, 1 visits today)

3 comentarios

  1. Roberto Franco

    Hola Jaime,
    Excelente tema. Ese miedo que nos paraliza siempre ha existido y la mayoria de las veces, siempre tenemos una excusa en la punta de la lengua para justificarlo. Casi nadie expone sus temores en una conversacion, a no ser que le toque tomar una accion y saca a flote, el consabido temor, excusa.
    No digo que sea facil, vencerlos, no. Algo que yo aprendí, y me hace superarlo es hablar sobre ese miedo. En el mismo momento cuando empiezo a hablar sobre eso que me detiene, me empiezan a llegar las ideas de como actuar a continuacion, y siento un alivio grandisimo.
    Aunque creo que esta bien sentir miedo. De esa manera, nos ayuda a darnos cuenta que no tenemos todas las respuestas a todo y ese es el primer paso para comenzar a planificar.
    Te acuerdas de esos temores de hablarle a la primera muchacha que te gustó?. A mi me paralizaba completamente. Y que hice en ese momento? Hablarlo con los amigos, y enseguida recibias toda clase de ideas de como conquistar a una mujer, dignas de cualquier manual de Don Juan Tenorio, rompiendo cualquier norma establecida hasta ese momento. (Tenemos que hablar de esto).

    Y hablando de miedo, ese miedo cuando ves a tu mujer con tu celular?…..Eso si es miedo….!!! jajaja.

    Para finalizar: Par vencer al temor hay que actuar!!

    • Excelente Roberto. Hace tan solo pocos años el discurso imperante era el de mantener una muralla inexpugnable entre nosotros y el mundo. Vestir una armadura de hierro y ser impenetrable era la norma. ¿Cuanta gente habrá muerto llena de miedos y de angustias debiendo vivir vidas inhumanas? Gracias a Dios podemos ser vulnerables hoy en día. Mostrar nuestra vulnerabilidad y liderar a través de ella, como hace muchos años nos ha venido enseñando la gran Breneé Brown.
      Actuar a pesar del miedo. Eso nos hace grandes. El miedo nos ubica, nos da perspectiva.
      De los temores de hablarle a la muchacha que te gustaba. El sobrevivir a aquello me convenció que podía hacer cualquier cosa que me propusiera en la vida. Lo recuerdo y me vuelven a temblar las piernas, la lengua, el pelo, la mezcla mas hoprrible de calor y frío. jaja
      También de acuerdo contigo. El ÜNICO miedo aceptable lo describes tu muy bien al final de tu comentario.
      Un abrazo

Los comentarios están cerrados