Antes de hablarte las cuatro claves de la consciencia, permíteme contarte algo. Hace unos 27 años lo vi por primera vez. Se trataba de un hombre pequeño, delgado, de tez oscura, cabello entrecano, cubierto con una gorra tan vieja como él. En el rostro surcado por arrugas y adornado con algunos pelos blancos en la barba, sus ojos pequeños dejaban ver que había su tránsito por la vida había sido largo.

«La clave del crecimiento es la introducción de dimensiones más altas de consciencia en nuestro conocimiento y percepciones.»

Lao Tzu  

Caminaba inclinado llevando a cuestas su joroba. Luego supe su nombre. Cristóbal como el genovés. Este Cristóbal también capitaneaba su navío. Una carretilla de madera que rodaba gracias a su eterna y pesada rueda de hierro. Lo seguían en ese entonces sus tres fieles, la Pinta la Niña y la Santa María. dos perras flacas y una gallina de plumas desordenadas, escasas y de un color indeterminado.

27 años después Cristóbal sigue igual. Mi amigo Vladimiro Ortega subió su foto a Facebook. Pude ver que no le pasan los años como tampoco a su carretilla. Ahora usa tapaboca y son otros perros y otros gallinas las que lo acompañan. Pero Cristóbal y su joroba siguen siendo los mismos. Yo me atrevo a apostar qué el pasó de los 85 y está cercano a los 90.

consciencia consciente
«Cristóbal» Fotografía de Vladimiro Ortega

Soldado y Deportista

Este hombre misterioso aparece día de por medio, nadie sabe de dónde viene ni para donde va, solo que con puntualidad inglesa se acerca vociferando “niñaaaa llegó Cristóbal” Y su figura se asoma a la puerta de la casa de mis suegros y de los vecinos del sector. Todas las señoras en sus casas guardan alimentos para Cristóbal y sus animales.

Las veces que conversé con él fue todo un gusto. Siempre tenía una historia fantástica que contar. Que si la noche anterior había luchado con los cuatreros que llegaban a su rancho a robarse sus animales y sus pertenencias. Me decía que los había espantado a todos con su machete afilado. El mismo qué carga para cortar ramas de árboles y devastar monte en las casas de las amas de casa que se lo solicitan. Esas ramas y maleza él las llama los rebeldes de la guerra de los 1000 días que siguen escondidos y en pie de lucha.

Contaba también de las hazañas en sus grandes épocas de beisbolista. Se sacaba la gorra que llevaba puesta y me decía era era la de su equipo cuando campeonó en el 68.

Recibe algunos pesos cuando corta una rama o barre las hojas frente a una casa. Recoge la bolsita de sobras que le han dado, termina de comer el pedazo de pan y beber el café que le comparten, agradece con conciencia a la persona que le extendió la ayuda, y a Dios por la provisión para el y sus animales y se va, nadie sabe para donde. En la tarde se le de vuelta, por el otro lado de la calle y desaparece, como el sol.

Un Hombre Conciente

Te he querido contar esta historia por qué veo cosas que quisiera destacar. Yo te dije que la edad precisa la desconozco, pero debe ser un hombre cercano a sus 90 años. Lo veo como un hombre responsable, trabajador, cumplidor de sus compromisos, y qué vela celosamente por los suyos. Algunos muchachos del vecindario lo apodan el “loco yuca”, porque en sus extravagancias dice que tiene 120 hectáreas sembradas de yuca. A pesar de que lo molestan él no se molesta.

Pero en su extravagancia, locura o cualquiera que sea su realidad, Cristóbal nos muestra que es un hombre conciente qué sabe reconocer lo bueno de lo malo. Qué sabe agradecer. Y que yo me atrevería a decir qué nos toma el pelo, nos mama gallo, a todos con sus historias y se divierte a costa nuestra.

Es Clave Ser Un Ser Humano Consciente

Ahora hay una sutil, pero importante diferencia entre estas dos palabras. Conciencia y Consciencia. Para aclarar traigo un par de acepciones de cada una, según que la Real Academia de la Lengua Española

Conciencia,  1.f. Conocimiento del bien y del mal que permite a la persona enjuiciar moralmente la reaidad y losactos, especialmente los propios.2. f. Sentido moral o ético propios de una persona. Son gentes sin conciencia.

Consciencia. 1. Capacidad del ser humano de reconocer la realidad circundante y de relacionarse con ella. 2. f. Conocimiento inmediato o espontáneo que el sujeto tiene de sí mismo, de sus actos y reflexiones. 3. . f. Psicol. Acto psíquico por el que un sujeto se percibe a sí mismo en el mundo 4.  f. Fil. Actividad mental del propio sujeto que permite sentirse presente en el mundo y en la realidad

Para que un ser humano crezca y desarrolle su potencial como persona necesita entrar en, crecer en y desarrollar consciencia. Volvamos a Lao Tzu. El “Viejo Maestro”, escritor y filosofo chino, fundador del Taoísmo, quien nos dejé está máxima con la que encabece este articulo:

 «La clave del crecimiento es la introducción de dimensiones más altas de consciencia en nuestro conocimiento y percepciones.»

William James, psicólogo y filósofo norteamericano considerado como uno de los más destacados representantes del pragmatismo y responsable de que la psicología sea hoy considerada ciencia. nos dice que la consciencia es subjetiva. La consciencia no tiene nada que ver con la ética o la moral. En cambio, es un proceso personal donde uno es consciente de sus propios pensamientos, de su realidad interna.

Como la consciencia se relaciona con el pensamiento, es clave reconocer que siempre está en constante cambio, es un continuo que nunca se detiene, que permanentemente está procesando información, respondiendo a estímulos.

Ser consciente de algo va más allá de estar despiertos y caminar con los ojos abiertos. Es Clave sentirte y hacerte parte de la realidad que te rodea.

Ahora, ¿Qué implica la autoconciencia? Pues que reconozcas tus estados de ánimo, tus recursos y tus percepciones; así como reconocer tus emociones y cómo te afectan, cuáles son tus puntos fuertes o virtudes y tus aspectos a mejorar o puntos débiles

¿Pero, cómo las reconozco? ¿Cómo me examino?

Si alguien desea afectar verdaderamente el cambio de su comportamiento debería empezar por el camino usado en los deportes por entrenadores y jugadores que se enfrentan a nuevos retos. También en el campo del crecimiento personal, por coaches e individuos que buscan estrategias para su crecimiento. Son 4 pasos progresivos conocidos como las cuatro fases del aprendizaje.

Cuatro Fases Claves de la consciencia

Estas 4 fases son: Fase I – Incompetencia inconsciente Fase II – Incompetencia consciente Fase III – Competencia consciente Fase IV – Competencia inconsciente

1. Incompetencia inconsciente o Ignorancia. Es cuando no entendemos ni sabemos cómo hacer algo y no necesariamente lo reconocemos. Es más, podemos desconocer que esa habilidad tenga algo de valor o utilidad. Para poder pasar a la siguiente etapa debemos reconocer nuestra propia incompetencia, y el valor de la nueva habilidad, El tiempo que pasamos en esta etapa depende de las ganas que tengamos de aprender.

2. Incompetencia consciente o Consciencia. Aunque no entendemos o sabemos cómo hacer algo, reconocemos que carecemos de la habilidad, así como de su valor de una nueva habilidad para abordar el déficit. El cometer errores puede ser parte integral del proceso de aprendizaje en esta etapa.   

3. Competencia consciente o Aprendizaje) Es cuando entendemos o sabemos cómo hacer algo. No obstante, el demostrar la habilidad o el conocimiento demanda concentración. Se puede dividir en pasos, y hay una fuerte participación consciente en la ejecución de la nueva habilidad.   

4. Competencia inconsciente o Maestría Es cuando hemos tenido tanta práctica haciendo algo que se ha convertido en parte de tu ser y se hace con total facilidad. En este punto estás capacitado para enseñarlo a los demás, dependiendo de cómo y cuándo se aprendió.

Conclusión, ¿Eres Consciente o solo conciente?

Podemos ir como el viejo Cristóbal, conciente, navegando responsablemente por el mundo. Trabajando a diario y cumpliendo con nuestras obligaciones. Buscando la provisión para nosotros y los que dependen de nosotros. Libres de creer las fantasías que queramos creer. Haciendo amigos, conversando, apareciendo por un lado y desapareciendo por el otro de las vidas de las personas. Empujando la misma carretilla y llevando la misma gorra. Librando luchas reales o imaginarias, acompañado de amigos fieles.

Pero además es clave serdebemos ser personas conscientes. Conscientes en y del mundo que nos rodea. De las oportunidades a nuestro alrededor. Conscientes de la necesidad intrínseca de crecer, de impactar vidas, de caminar siempre esa milla adicional. Hacia el éxito, es decir la congruencia entre pensamiento y acción, los sueños y la realidad nos hará vivir feliz con los resultados de nuestra vida.

Para finalizar, me gustaría saber tu opinión, si conoces a alguien que haya vivido esta experiencia o si tu la viviste. Por favor dejar un comentario debajo, cuéntanos que resonó contigo. Te responderé antes de nuestra próxima charla en el balcón. Me aseguraré que el café este caliente y el vino fresco. Disfruta la vida!

Otra cosa que te quería comentar es que a solicitud de muchos amigos armé una lista de libros recomendados. La puedes encontrar en la pestaña del blog marcada como Libros Recomendados en Español o click aquí

(Visited 448 times, 1 visits today)

9 comentarios

  1. Carolina Gomez

    Muy bueno Jaime, interesante esos conceptos.

    • Damaris Prioló Garcés

      Muy buen ejercicio nos propones en este artículo, Jaime; las claves necesarias para ser conscientes.
      Iniciar reconociendo nuestra ignorancia frente a algo, con el fin de llegar a su conocimiento, haciendo uso de habilidades y destrezas que ya tenemos o que podemos desarrollar para alcanzar el aprendizaje. Volver este aprendizaje parte de nuestro ser y fortalecerlo, nos hace competentes.
      Tener competencias sociales, laborales, científicas, deportivas, artísticas …en fin, nos llevan a ser felices con lo que hacemos.

      • Asi es Damaris. Estar consciente, apercibido de lo que somos o tenemos y lo que no, tener los ojos pero sobretodo la mente abierta. Eso nos permite aprovechar oportunidades, y crecer. Saludos

  2. Karen

    Interesante historia, la fortaleza de un hombre que a pesar del paso del tiempo, las necesidades básicas insatisfechas, la burla de aquellos que les falta humanidad y gracias aquellos que tienen una evolución consciente para crecer y ser mejores personas, logra trabajar, comer él y sus animales. Además una historia muy bien contada.

  3. Roberto Franco

    Hola Jaime,
    Como siempre excelente!! Es un tema que no lo entiende todo el mundo, porque confundmos una cosa con la otra. Primero que todo: Esa analogía de Cristobal me pareció fantástica.
    Caminamos por la vida, sin darnos cuenta de nuestro alrededor. Ser consciente tiene que ver con la habilidad de darse cuenta de uno mismo, de lo que pasa en todo momento y de la interacción con el exterior. TENER PRESENTE LO QUE SE PIENSA (muy Importante) hasta cómo te afecta tu vida personal y los que estan a tu alrededor.
    Casi nunca nos preguntamos: quién soy y cómo soy? Estamos más pendientes de quién es y cómo es el vecino, el compañero de trabajo, la prima, el man que atiende la tienda, y nos damos cuenta de sus defectos, de lo que tienen y lo comparamos con lo que tenemos. Juzgamos y criticamos rápidamente.
    Pero, si alguien nos critica o hace algún comentario sobre nuestra persona, nos sorprendemos y no lo aceptamos, porque no somos conscientes de nosotros mismos, aunque nos conocemos bien.
    Repito: Ser consciente es como estar al lado de nosotros mismos, observando nuestras acciones y resultados.

    «Para un ser consciente, el existir consiste en cambiar, en madurar, en crearse, indefinidamente a si mismo» Henri Bergson (Filosofo Frances).
    El dice esto tambien: «Todo lo retenido en la memoria puede llegar a hacerse consciente en determinadas circunstancias y actúa siempre (inconscientemente) sobre la conciencia, constituyendo el «carácter».»
    Y entonces? Cuando estamos borrachos y decimos cosas que tenemos retenidas en nuestra memoria, estamos constituyendo el caracter? o entendí mal?

    • Gracias Roberto. Estupendo aporte.
      «Ser consciente es como estar al lado de nosotros mismos, observando nuestras acciones y resultados.» Esta frase lo resume todo.
      ¿Cuándo llegará ese día en que podamos a volver a sentarnos a constituir caracter?

Los comentarios están cerrados